No hay algo que dure para siempre