Él es Jerónimo Maya, un prodigio de la guitarra flamenca y si bien ahora es grande, cuando era niño era un fuera de serie.